Calatayud

Calatayud es uno de los municipios más importantes de la provincia después de Zaragoza. Y no es casualidad, ya que su historia y arquitectura lo destacan por encima de otros municipios. La importancia del municipio también se puede apreciar por la calidad de sus museos, tres de los cuales tendremos hoy como objeto.

Museos de Calatayud

La primera exposición que comentaremos es la del Centro de Interpretación Yacimiento Arqueológico de Bíbilis, un pequeño pero acogedor espacio dedicado a mostrar al visitante del yacimiento una visión previa a través de la cual poder interpretarlo. Aquí comprenderemos, a través de diversos elementos interpretativos como los paneles, diversos aspectos de la excavación llevada a cabo a través de diversas campañas.

En la misma muestra podremos ver fotografías y una pequeña maqueta que reproduce y nos indica cómo sería la ciudad romana de Bíbilis. Un centro necesario para la correcta comprensión y conocimiento del yacimiento.

El otro museo objeto de nuestro post de hoy es el Museo de Calatayud, creado como Museo Municipal en 1972 e incluido en la Red de Museos de Aragón en 1991. Dicha muestra guarda básicamente diversos materiales excavados, procedentes del yacimiento arqueológico de Bíbilis. Pero no sólo se destina al conocimiento de la época romana, sino que la muestra también se complementa con otros hallazgos prehistóricos y medievales, incluso de la época moderna de la comarca.

Entre sus fondos hay que destacar diverso material extraido de Bíbilis, los cuales poseen gran valor histórico y arqueológico.

Por último, el Museo de la Dolores es una de las muestras más curiosas e interesantes de la comarca. El lugar ocupas varias habitaciones del antiguo edificio del Mesón, que se rehabilitó como Hospedería. El eje central de la exposición es un repaso a la historia de María de los Dolores Peinador Narvión, más conocida por La Dolores.

Se trata de un personaje que se ha ido desarrollando no sólo en las leyendas e imaginerías locales, sino que ha sido alimentado por compositores, dramaturgos, novelistas y artistas de diversa índole. Junto a la muestra dedicada a “la Dolores”, también podremos observar un increible Museo Etnográfico, muy interesante para el curioso.

Ya podéis ir a vuestros buscador de alquiler de coches y, si estáis en la provincia zaragozana, hacer una pequeña excursión a Calatayud que, además de sus belleza exteriores, guarda en sus museos otros atractivos de interés.

El Arte de la ciudad de Calatayud

Hablar de Calatayud no supone hablar de una ciudad más de la geografía española y aragonesa. Calatayud es una de las ciudades protagonistas de hechos históricos realmente relevantes para la historia de la Península Ibérica. Luce el título de ‘muy noble, leal, siempre augusta y fidelísima ciudad de Calatayud’.

La ciudad zaragozana vivió el esplendor de la época árabe, la convulsión de la reconquista y, más recientemente, los duros años de la guerra civil española y la represión franquista en el siglo XX. Por ello, no es extraño que el viandante se pueda encontrar con numerosas pruebas monumentales y documentales del paso del tiempo por esta localidad aragonesa.

Calatayud cuenta con el recinto fortificado de la época árabe, uno de los más famosos de España y el más representativo de la zona norte. Consta de castillo y murallas del siglo noveno, lo cual lo convierte en el decano de las fortificaciones árabes de la península. Si tienes tus estancia en Calatayud, podrás pasear por los cinco castillos de que consta y cerca de las murallas que los unen: Castillo Mayor, Castillo de Torre Mocha, Castillo de Doña Martina, Castillo de la Peña y Castillo del Reloj.

La Colegiata de Santa María la Mayor, por otro lado, cuenta con un precioso claustro del siglo XIV y con importantes pruebas de arte mudéjar: el ábside poligonal y la torre octogonal, ambos del siglo XVI. Se encuentra en pleno casco urbano, encima de la antigua mezquita, y forma parte del Patrimonio de la Humanidad.

Otra Colegiata, la del Santo Sepulcro, es monumento de obligada visita para todo aquel que se acerque a Calatayud. Es el centro religioso español de la Orden del Santo Sepulcro y es una réplica exacta del Santo Sepulcro de Jerusalén.

La ciudad también posee tres iglesias dignas de mención por su enorme interés turístico. La Iglesia de San Pedro de los Francos, del siglo XIV, de estructura mudéjar y con tres ábsides bellísimos; la Iglesia de San Juan el Real (XVII), en cuyo interior puedes contemplar pinturas del mismísimo Francisco de Goya; y la Iglesia de San Andrés.

Calatayud hará las delicias de aquellos a quienes os guste la historia de la Edad Media y, más concretamente, a los amantes del arte musulmán más contemporáneo.

Castillo de Calatayud

Una de las obras más famosas de la ciudad de Calatayud, en Zaragoza, es el Recinto Fortificado Islámico, que además es uno de los más antiguos y extensos que existen en la Península Ibérica.

El Recinto Fortificado Islámico de Calatayud es un conjunto arquitectónico construido entre los siglos X y XI que se encuentra en un precario estado de conservación. Permanece prácticamente sin cambios desde que se construyo en época islámica. Es un monumento esencial para el estudio y la investigación histórica y arquitectónica de la evolución de un pequeño núcleo musulmán a una ciudad actual sin haber perdido su identidad principal.

castillo de calatayud

Foto Vía: Asociacion Amigos de los Castillos de Aragón

La muralla de Calatayud está articulada por varias fortificaciones de la época islámica, es sin duda una de los patrimonios más importantes de la comunidad aragonesa. Se compone de cinco áreas fortificadas: Castillo Mayor y Recinto de la Longía, Castillo Real, Castillo de Doña Martina, Castillo de la Peña y la Torre Mocha con su recinto murado.

Un recorrido por las iglesias de Calatayud

Hoy nos acercamos una vez más hasta Calatayud para hacer algo de turismo religioso, recorriendo las principales iglesias que encontramos repartidas por el Casco Histórico de esta ciudad. Y es que ya teníamos ganas de reservar nuestros hoteles en Calatayud y conocer que es lo que se esconde bajo esas altas torres mudéjares que se observan desde la distancia.

El templo principal de la ciudad es la Colegiata de Santa María, que desde hace unos años es Patrimonio de la Humanidad. El templo se levantó sobre una antigua mezquita en el siglo XII, aunque la factura actual, y de estilo mudéjar, es del siglo XVI. Su torre octogonal alcanza los 70 metros de altura.

Otras grandes torres de este tipo, propias de la arquitectura mudéjar de Aragón, las encontraremos si visitamos la Iglesia de San Andrés, y la Iglesia de San Juan El Real. Esta última además cuenta en su interior con pinturas de Francisco de Goya, el pintor nacido en Fuendetodos.

Pero si hay una torre famosa en Calatayud, esa es la de la Iglesia de San Pedro de los Francos. La torre de esta iglesia, en donde se celebraron las cortes en las que se nombró rey a Fernando el Católico, no es la más alta ni la más bonita precisamente, pero es muy popular porque con los años se ha inclinado, al punto que parece una persona que se asoma desde un balcón.

El Santuario de la Virgen de la Peña sirve de hogar a la patrona de la ciudad. Construida sobre una antigua fortaleza árabe, no es un templo que haya tenido mucha suerte, pues tuvo que ser reconstruido tras la invasión napoleónica en el siglo XIX y sufrió también un terrible incendio en el siglo XX.

Terminamos este recorrido visitando la Colegiata del Santo Sepulcro, una iglesia hecha a imagen y semejanza del Santo Sepulcro de Jerusalén. La levantó esta orden allá por el siglo XII aunque la iglesia que vemos actualmente corresponde al siglo XVI, siendo sede y Casa Matriz de esta orden de caballería cristiana y lugar en el que se reúnen de forma anual.

Colegiata Santa Maria la Mayor

La provincia de Zaragoza es un museo al aire libre. Sí, uno de esos lugares en los que eres capaz de ver auténticas obras de arte allá donde vayas. Ya puede ser un pueblo pequeño como una ciudad como Calatayud, ejemplo perfecto para los amantes del arte mudéjar. Pasear por su centro histórico es ir sorprendiéndonos poco a poco.

Sobre todo si llegamos a los pies de la Colegiata de Santa María la Mayor, principal parroquia de la ciudad. ¿Porqué la elegimos hoy?. Pues porque representa una de esas visitas imprescindibles que hay que hacer en la propia Calatayud, y yo diría que en toda la provincia de Zaragoza. Construida a principios del siglo XVII, sustituyó al antiguo templo que se levantaba aquí desde 1249.

Si os situáis a los pies de esta iglesia seguro que vuestros ojos se escaparán primero hasta su torre, de las más bonitas que he visto en mucho tiempo. No se sabe a ciencia cierta cuando comenzó a construirse, aunque se cree que andaría por el siglo XIV y XV, aunque la parte superior pertenece a los siglos XVI, XVII y XVIII. Me gustaría que os quedaráis prendados con ella.

Después de la torre y, antes de entrar, echarle un vistazo a la portada. Seguro que os quedáis también admirados de ella. No en vano cuenta con algunas esculturas monumentales que pueden resultar el mejor ejemplo del renacimiento aragonés.

Ya en el interior de la iglesia tenemos que darle prioridad al claustro, construido en la segunda mitad del siglo XIV, las tres naves, el retablo mayor del siglo XVII, la Sala Capitular mudéjar, construida en el siglo XIV, la preciosa vista de la cúpula de San Joaquín, el órgano del siglo XVIII, y el coro, decorado curiosamente con columnas salomónicas de mármol negro, muy llamativas, por cierto.

No olvidaros de pasar por algunas de sus capillas laterales, que encierran retablos barrocos de notable interés, especialmente la Capilla de la Virgen Blanca, con su Virgen del siglo XV, la Capilla de San Juan Bautista, de finales del siglo XVII y la Capilla de San Joaquín, que alberga la mejor pintura de toda la colegiata, un cuadro dedicado a San Joaquín, Santa Ana y la Virgen.

Estoy seguro que si pasáis por Calatayud no os vais a perder este magnífico monumento. Una mezcla de estilos mudéjar, gótico, barroco y renacentista que no se puede pasar por alto.

Fiestas de Calatayud

En muchos rincones de Europa y América Latina, se venera la figura de San Roque, un santo francés del que cuentan curó a muchos enfermos de la peste que asoló el Viejo Continente en la Edad Media. Aquí en España, hay muchas poblaciones en las que este santo es su patrón, y la hermosa Calatayud, en la provincia de Zaragoza es una de ellas.

Así pues, durante el mes de agosto, esta histórica y artística ciudad aragonesa celebra en honor a su santo patrón las Fiestas de Calatayud, siempre en los días anteriores al 16 de agosto, que es cuando se celebra la onomástica de San Roque de Montpellier y cuando se lleva a cabo la romería hacia su ermita, que data del siglo XVIII.

Los bibilitanos esperan con impaciencia el chupinazo desde la Plaza de España, que da comienzo a las fiestas. Sin embargo, desde el día anterior ya se respira y se vive el ambiente de fiesta y es que la diez peñas de la ciudad presentan su programación en un acto conocido como el “vino de honor”, ya que se degusta este producto con denominación de origen.

Y es que en las Fiestas de San Roque, son estas peñas el eje de la fiesta, pues en sus locales se organizan comilonas, verbenas y conciertos, además de las típicas charangas que amenizan las calles. Las vaquillas y las corridas de toros también son otros de los actos propios de esta celebración.

No son unas fiestas con mucha tradición, pues se celebran desde hace poco más de medio siglo, pero sí tienen gran arraigo en la ciudad, en toda la comarca, y en las colindantes.

Tendrás así la oportunidad de disfrutar de unos días de fiesta y además, conocer una ciudad maravillosa y muy artística, que cuenta con interesantes monumentos con muchos siglos de antigüedad . Te recuerdo que en Calatayud, y en toda su comarca, predomina el estilo mudéjar, que fue declarado Patrimonio de la Humanidad hace algunos años.

Historia de la Dolores de Calatayud

Todos hemos escuchado hablar de la famosa Dolores de Calatayud, pero ¿de dónde procede la fama de esta historia? En principio viene de una copla que cuenta las aventuras de una chica que trabaja en un mesón de Calatayud.dolores-de-calatayud

Un barbero llamado Melchor la seduce y la abandona. Ella vivía en Daroca y va en busca de Melchor a Calatayud para pedirle explicaciones. Allí comienza a trabajar en un mesón y es pretendida por Patricio, un rico mercader y por el Sargento Rojas. Pero el que se enamora locamente de ella es Lázaro, el sobrino de la mesonera que es además, seminarista. La historia de la copla termina con la muerte de Melchor que es apuñalado por Lázaro.

Pero esta es la parte ficticia y parece proviene de una real. La Dolores, de nombre María de los Dolores Peinador Narvión y nacida en Calatayud en el año 1819, era una bella mujer que procedía de una familia acomodada. Su padre era un militar gallego y su madre una distinguida bilbilitana (de Calatayud).

A su padre lo nombraron alcalde de Daroca cuando ella tenía 6 años y 2 años más tarde su madre murió dejándole la herencia que fue administrada por su padre que, se volvió a casar mientras los hijos todavía no habían visto un duro de la herencia. Cuando María Dolores cumplió 20 años, se casó en secreto con un alférez andaluz en el año 1839 y su marido, más interesado en el dinero que en su bella mujer, empezaron a poner pleitos hasta que lo consiguieron todo.

Su vida matrimonial fue de todo menos matrimonial y las deudas terminaron arruinándoles. Su marido era mujeriego y borracho y ella cansada de estos desplantes buscaba consuelo fuera del matrimonio. De esta manera pasó de ser una señorita distinguida, a una mujer fácil. La copla dice:

Si vas a Calatayud pregunta por la Dolores, que es una chica muy guapa amiga de hacer favores.

La mala fama que tenían les obligó en parte a irse a vivir a Madrid donde murió en 1894. Está enterrada en el cementerio de la Almudena.

Esta historia ha inspirado también obras literarias, musicales, teatrales y cinematográficas. En Calatayud, todavía está el Mesón de la Dolores, antes conocido como Posada de San Antón, y el Museo de la Dolores, situado en la bodega del mesón y donde se recogen los recuerdos de esta joven hasta que se convirtió en leyenda.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *