Museo de la pasteleria en Daroca

En Daroca se encuentra la Pastelería Manuel Segura, una de las más antiguas de España y los dueños decidieron celebrar su 125 aniversario creando en el año 2002, el Museo de la Pastelería. Este museo, situado en un pequeño edificio de tres plantas, es el primero de Aragón y el tercero de España y en él se exponen los útiles que se han empleado durante las seis generaciones de pasteleros de la familia.

La primera planta está dedicada al chocolate y en ella podemos ver como se trabajaba el cacao, antes y ahora. Antiguamente el producto que se conseguía no era tan refinado, entonces le llamaban chocolate de tierra y las onzas no tenían nada que ver con las que nos comemos en la actualidad, aunque a quien le gusta, el chocolate siempre está bueno.

Tostadoras de almendras y avellanas, moldes para los helados, cajas de bombones bordadas a mano, libros actuales y del siglo XIX, chocolateras… por haber hay hasta lo que sería el equivalente de los huevos kinder de ahora y de los que se comía la parte roja que simulaba al chocolate y quedaba la figurita.

La segunda planta está dedicada a los caramelos y los turrones. Además de todos los utensilios y máquinas pasteleras, están las S. Para celebrar San Valero en Daroca se hacía un roscón de cinco pisos bañados de azúcar glas con la S. Durante la procesión se ponían los roscones en una peana y se iba bailando al santo.

Cada año se encargaba a un pastelero diferente del pueblo y los que no lo hacían estaban al tanto para ver si la S caía y así poder reírse del pastelero encargado. Cuando la procesión terminaba el roscón se sorteaba y como por entonces la escasez de alimentos estaba a la orden del día, al que le tocaba era como si le hubiera tocado la lotería.

En este museo también veremos como se conservaban los huevos cuando no había frigoríficos. Lo que hacían era poner en una tinaja una capa de paja, una capa de huevos y así sucesivamente hasta que se llenaba. Luego se recubría con cal viva disuelta en agua. Para saber si un huevo estaba bueno ponían una vela mirando al huevo para ver al tras luz y por la posición de la yema sabían si el huevo estaba bueno o no.

La última planta está dedicada a la pastelería y a la cerería. Podréis ver máquinas para hacer galletas maría, para prensar la miel o las llamadas noque, que eran las máquinas para hacer velas.

Este Museo tan dulce se encuentra en la Calle Santa Lucía, 28 y su teléfono es el 976 80 07 82. Si quieres visitarlo pregunta en la pastelería familiar que está en la Calle Mayor, 63 ya que la visita comienza desde este punto. El precio de la entrada es de 1,20 y si vais un grupo a partir de 10 personas hay un precio fijo que es de 12 euros.

Daroca es una ciudad amurallada y asentada en un barranco. Está situada junto al rio Jiloca y a unos 80 kilómetros de Zaragoza, un municipio que te gustará tanto como este peculiar museo que te invitamos a descubrir.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *